4 años ASPIRANDO MUERTOS y a CAUSA de eso los muertos son ELLOS



El olor que expelen los muertos, al momento de ser quemados, es la infortunada compañía de los residentes del barrio La Merced (vecino del Cementerio del Norte, en la carrera 30 con calle 68).

Desde hace cuatro años, cuando de dos hornos crematorios pasaron a cuatro, comer y dormir se les volvió una tortura. Aunque mantienen cerradas sus ventanas, el olor a carne y hueso quemado logra colarse en sus hogares.

cementerioNorte

“Además de los olores nauseabundos estamos llenos de mosquitos que vienen de pararse sobre los difuntos a pararse sobre nuestra comida. Así, ¿quién quisiera comer?”, se preguntan.

La bocanada de humo negro que sale de los crematorios se ve y se siente de día y de noche. Según vecinos del barrio La Merced, han llegado a contar hasta 15 en un día.

Pero lo que más les incomoda es que la emisión de olores de los hornos les ha generado problemas de salud. Según ellos “los muertos están matando a los vivos”.

image

Uno de los casos que más los ha indignado es el de Argelia Rico, quien vive a media cuadra del lugar y asegura que perdió a sus gemelas por una infección pulmonar generada por ‘estar respirando muertos’. “Durante mi embarazo me enfermé de los pulmones, bronquios, oídos y ojos”, sustentó Argelia.

El 13 de marzo de este año, cuando tenía 5 meses y 3 semanas de embarazo, perdió a sus gemelas. Según el parte médico presentó un embolismo pulmonar, una infección respiratoria baja y un aborto retenido. “La infección también afectó a las niñas y por eso las perdí”, dijo.

Pero ese no es el único caso. La comunidad también comentó que dos bebés, a los pocos días de nacidos, fallecieron por problemas respiratorios y para ellos no hay una causa distinta que no sea el ambiente en el que viven. “La mayoría de los residentes sufrimos de gripa, infecciones en la garganta, en los pulmones y en los ojos”, comentó Juan José Rodríguez, líder del sector.

Rodríguez añadió que en varias ocasiones la comunidad se reunió con funcionarios de Planeación Distrital, de la Secretaría de Ambiente y la Secretaría de Salud para comentarles sobre el tema, pero la respuesta que obtenían era que los hornos cumplían con las normas.

Sin embargo, lograron el apoyo del concejal Jairo Cardozo, del movimiento Mira, quien solicitó a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) estudios de la emisión de olores. En la respuesta escrita de la entidad afirmaron que “la norma colombiana de calidad del aire no establece estudios de olores ya que estos son más de percepción; no se cuenta con esta evaluación”.

Por ello, el cabildante denunció esta semana que la “Secretaría Distrital de Ambiente no está monitoreando la contaminación ambiental por emisión de olores que genera la cremación de cadáveres, desconociendo lo ordenado en la Resolución 610 de 2010 del Ministerio del Medio Ambiente”. Cardozo calificó el hecho como un delito ambiental y un problema de salud pública. “Hay pruebas científicas que evidencian que la inhalación continua de dioxinas y furanos (partículas que se producen con la quema de cadáveres) generan cáncer”, explicó.



La Secretaría de Ambiente aseguró que el cementerio, al no contar con permiso de emisiones atmosféricas, para operar los cuatro hornos crematorios, podría ser sancionado con multas diarias de hasta 5 mil salarios mínimos mensuales legales vigentes ($2.947 millones).

“La multa es bajita para todo el daño que han causado; pedimos que los lleven a una zona que no sea residencial”, dijo la comunidad.

 

 Los habitantes del barrio que rodea el Cementerio del Norte, se quejan por los constantes olores nauseabundos que salen de los hornos crematorios y la proliferación de mosquitos.

Fuente: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-12948643

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com